Aller au contenu. | Aller à la navigation

Outils personnels

Cathédrale Notre-Dame du Puy-en-Velay

Historia de la Catedral

La Catedral de Le Puy, un símbolo al servicio de la fe

 

La Catedral de Nuestra Señora de Le Puy clasificada patrimonio mundial de la Unesco, en calidad de camino de Santiago de Compostela, es fascinante en varios aspectos.

  • Suspendida en el vacío, se parece a una gigantesca nave donde la proa se orienta hacia los peregrinos para recibirlos en su corazón, para llegar al altar sube una escalera que sigue el movimiento de la roca y pasa bajo la nave.
  • De estilo románica, construida en el período gótico acoge armoniosamente los elementos barrocos, en particular el altar marial.  Tiene varias influencias : bizantinas, italianas, mozárabes y por lo tanto su armonía es de paz y de reconfort.
  • El santuario de la Virgen Negra es uno de los lugares mariales más altos de Europa en el período medieval y concebido como un relicario gigantesco. Esta escultura, de realización etíope, ofrecida por San Luis según la tradición, fue quemada durante la revolución francesa, luego reemplazada por la escultura actual del siglo XVII.
  • El santuario original reemplazado por esta catedral románica, fue erigida a pedido de la Virgen María a quien se le apareció a una enferma, la sanó cuando esta estaba tendida sobre una piedra dolménica, la cual más tarde la llamaremos "Piedra de fiebre". Esta se encuentra en una pequeña capilla al costado del altar. San Vosy (Evodio), obispo de Le Puy, secundado por el arquitecto San Scutaire (Scutario, obispo a su vez) construyeron este santuario sobre las ruinas de un antiguo templo pagano donde se resguarda el dolmen.

 El jubileo de Nuestra Señora de Le Puy se celebrará en 2016 y luego en el año 2157

 

El jubileo de Nuestra Señora de Le Puy se celebra desde el siglo X, cuando el 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación de María, día de la concepción de Jesús del Santo Espíritu, coincide con el Viernes Santo, día de la muerte de Cristo en la cruz. Este evento que reúne multitudes y que actualmente se prolonga del 25 de marzo al 15 de agosto, se celebrará en 2016 y luego en el año 2157. Cada año una gran procesión reúne, el día de la solemnidad de la Asunción de la Virgen, alrededor de 10.000 personas en las calles de Le Puy.

EN COMUNIÓN CON LOS SANTOS

 

La catedral de Nuestra Señora de Le Puy es uno de los santuarios mariales más antiguos de Europa, los peregrinos vienen desde el siglo V. En donde la Virgen Negra es venerada, sobre todo el 25 de marzo, día de Anunciación y el 15 de agosto, fiesta de la Asunción donde los habitantes de Le Puy la sacan en procesión a través de las calles de la ciudad.

El santuario es también el punto de partida del camino de Santiago de Compostela, la Vía Podiensis. Luego de la misa de 7 am, los peregrinos se reúnen alrededor de la escultura del santo patrono, San Santiago que puede vérsela una vez que ha subido la escalera del vientre[1], a su derecha. Los peregrinos se presentan y dicen brevemente de donde vienen y hasta donde piensan llegar. ¡Si realmente lo saben! Después de la bendición, reciben la credencial de manos de una religiosa y pueden recuperar un papel con la intención de oración de otro peregrino o de un turista. No se trata de llevar esta hasta San Santiago pero llevarla hasta nuestro corazón para que llegue al corazón de Dios. Es lo que llamamos la "comunión de los santos".

[1] Se trata de la escalera central que la compone 134 escalones la cual lleva directamente al interior de la catedral donde el Padre Emmanuelle Gobillard, Rector, explica esta expresión sorprendente : "Al entrar en esta iglesia tenemos la impresión de ser recibidos por una madre. Fíjese en esta escalera, se llama 'la escalera del vientre'. Tenemos la impresión de entrar nuevamente en el vientre materno". Para nosotros los cristianos, la Iglesia es una madre y tal como esta  fue construida, uno se siente bien recibido, ella nos tiende los brazos para entrar en sus "entrañas" y debemos pasar por una escalera llamada "escalera del vientre".  Es como si entráramos nuevamente dentro del vientre materno, como si fuéramos concebido como un niño en el seno materno. " Bien sabe usted que todos tenemos el recuerdo emotivo y un poco nostálgico de nuestra relación con  la madre y francamente también para los no creyentes vivimos aquí una experiencia profunda".